News

¿Los fans dominan la industria del cine?

6/10/2020 3:35:35 AM


Según la Real Academia Española, un fanático es “una persona que defiende una creencia o una opinión con pasión exagerada y sin respetar las creencias y opiniones de los demás”. Pero en el sector audiovisual existen muchos tipos de fans. 


Entre los distintos tipos de fanáticos tenemos el cinéfilo, el cinéfago, el “friki” o “geek”, el ocasional, el snob, y todas las fusiones que se puedan hacer entre ellos. Y lo más importante, tenemos a aquellos que poco a poco se van convirtiendo en críticos indiscutibles de la industria, influyendo fuertemente dentro de las comunidades de fanáticos. 


Hoy, en el blog de Rollyhoo, te contamos cuál es el rol que tienen los fans en la industria del cine y cómo eso puede influenciar el futuro de las producciones.  


Internet y marketing viral 


El uso de la tecnología, las redes sociales y el marketing, se está convirtiendo en el camino para la promoción de nuevas películas, logrando que el impacto sea aún mayor que utilizando los métodos tradicionales del cartel, el tráiler o la portada de la mejor revista del sector. Los fans y el marketing viral son la clave para la nueva era. 


El libre acceso a internet no solo ha posibilitado el acceso a la industria, como así lo permite Rollyhoo democratizando las inversiones de las producciones, sino que además ha posibilitado la participación de más personas en los debates que se generan sobre los estrenos, producciones, elección de actores, de banda sonora, y mucho más. 


Cualquier persona que haya visto una película y haya sentido que es lo mejor que ha visto en su vida, tiene la posibilidad de divulgar sus comentarios en todas las webs y foros del sector. El fanático se integra al instante en la comunidad, se mimetiza. El fan se siente cómodo con el resto de personas que avalan sus pensamientos o creencias. Por ello, se convierte en líder de opinión de las producciones audiovisuales.


Nuevas reglas de juego


Todos podemos  leer, escribir y conversar sobre el séptimo arte; informarnos, divertirnos, opinar; fomentar nuestra afición, tejer redes de contacto, vivir la experiencia en el mundo del cine. La clave está en no subestimar a los fans y entender que ellos son los consumidores finales de toda una red de productos que no solo incluye películas, como fin de consumo final, sino también el merchandising y el resto de las acciones de marketing que incluyen las grandes producciones.


Las reglas del juego cambian constantemente. Y afirmando los dichos del director Ingmar Bergman: “Ningún arte traspasa nuestra consciencia de la misma forma que lo hace el cine, tocando directamente nuestras emociones, profundizando en los profundos habitáculos de nuestras almas”. 



Rollyhoo

Rollyhoo es la plataforma que revoluciona la participación colaborativa en Cine. Ofrecemos proyectos profesionales, realizados por profesionales del sector, brindándote acceso a un mercado exclusivo hasta ahora

Contacto

Social