News

Las 4 principales diferencias entre un crowdfunding de cine y Rollyhoo

4/27/2020 2:31:44 AM


A la hora de explicar en qué consiste el modelo de financiación de Rollyhoo y su sistema para financiar películas, muchas veces surgen dudas, especialmente relacionadas con el crowdfunding de cine. Después de todo, este sistema de financiación estuvo muy en boga hace algunos años, con una amplia cobertura en prensa y con proyectos cinematográficos que llegaron a las salas de cine tras haber sido financiados de esa manera, alcanzando resultados de lo más diversos.


El crowdfunding de cine es un sistema útil para la financiación de películas, así como de otros proyectos creativos. Aunque en los últimos años han perdido presencia mediática, hoy en día ha aumentado la variedad de tipos crowdfunding, explorando nuevas vías y formas de financiación e inversión en otros sectores. Existe crowdfunding inmobiliario, crowdlending, o simplemente financiación colectiva de todo tipo de cosas, desde productos creativos, patrocinio de artistas o gastos médicos. 


Hoy, en el blog de Rollyhoo, queremos darte más información sobre nuestro modelo de financiación a través de la comparación con el sistema de crowdfunding. Para ello vamos a darte las 4 principales diferencias entre un modelo y otro, de manera que puedas elegir a través de cuál de ellos quieres invertir en cine.


Diferencias entre un crowdfunding de cine y Rollyhoo


Rollyhoo es una inversión, mientras que un crowdfunding es una pre compra


Rollyhoo es una productora de cine participativa que permite que cualquier persona pueda invertir en películas. A partir de 100€, un inversor particular puede financiar una película de su elección dentro del catálogo de Rollyhoo. Al firmar un acuerdo con Rollyhoo, esta persona se convierte en inversor de la película, con todos los derechos y obligaciones que conlleva. Un crowdfunding de cine lo que suele hacer es pre vender recompensas (entradas, merchandising, presencia en los títulos de créditos, etc.) a la espera de llegar a una cantidad mínima para realizar el proyecto.


Rollyhoo reparte beneficios, mientras que el crowdfunding es un sistema cerrado


La inversión en un crowdfunding de cine se hace a fondo perdido o  a cambio de un producto, estableciendo una relación entre la persona y el creador que podría definirse como mecenazgo. El mecenazgo, según la RAE, se define como “Protección o ayuda dispensadas a una actividad cultural, artística o científica”. No obstante, en Rollyhoo, la persona que aporta una cantidad económica, sea la que sea, se convierte en inversor de la película, obteniendo acceso a una parte de los beneficios que genere la película. 


Rollyhoo permite la creación de negocios independientes, mientras que el crowdfunding es únicamente un negocio para los impulsores (y las plataformas)


En un crowdfunding, los inversores están comprando por anticipado unos productos a los impulsores del crowdfunding, que podrán beneficiarse de la explotación comercial de ese proyecto en caso de que se cumplan los objetivos y lleguen a realizarse. Aparte de esto, la plataforma de crowdfunding (Kickstarter, Lánzame, etc.) obtendrá un porcentaje del monto total en calidad de intermediario. En el caso de Rollyhoo, los inversores tienen la posibilidad de crear su propio negocio independiente asociándose con la productora en la categoría de Berolly. De esta manera, además de contribuir a financiar la película de forma personal, pueden buscar otros inversores, beneficiándose a su vez de cada nueva aportación. 


Rollyhoo permite las deducciones fiscales, mientras que en el crowdfunding la legalidad puede llegar a ser un problema.


Los impulsores del crowdfunding deben tener clara la parte legal de un crowdfunding antes de lanzarse. Hay que tener en cuenta que, al estar pre vendiendo una serie de productos, tendrán la obligación de hacer factura y declarar IVA. Para la realización del proyecto tendrán que estar dados de alta como autónomo o empresa, y recibir el asesoramiento necesario para no incurrir en ninguna falta. En Rollyhoo, la inversión en función de la cantidad entra dentro de la categoría de AIE (agrupación de Interés Económico) recogida en la Ley del cine, lo cual da acceso a interesantes deducciones fiscales a particulares y empresas.


Como puedes ver, existen múltiples diferencias entre la inversión audiovisual a través de un crowdfunding de cine y la inversión a través de Rollyhoo. Si crees que nuestro modelo de financiación es el más adecuado para ti, te invitamos a descubrir más sobre como entrar a formar parte de la comunidad Berolly y empezar a vivir una vida de película.



Rollyhoo

Rollyhoo es la plataforma que revoluciona la participación colaborativa en Cine. Ofrecemos proyectos profesionales, realizados por profesionales del sector, brindándote acceso a un mercado exclusivo hasta ahora

Contacto

Social